Recupera tu poder frente a la soledad

Recupera tu poder frente a la soledad

La soledad es una emoción muy común, más de lo que creemos. Recuperar el poder implica ser conscientes y trascender la soledad.

Yo me he sentido sola muchas veces y estoy segura que tú también.

¿Cuándo comienza la soledad?

La sensación de soledad comienza incluso antes de nacer, cuando comenzamos a relacionarnos con el exterior y sentimos que el exterior, ósea, nuestros progenitores, no están atentos o no se sienten cómodos con nuestra presencia. Quizás al principio no se lo esperaban, quizás no fuiste una niña buscada o quizás sí, pero una patadita interior en mal lugar causa un dolor inesperado en el cuerpo de nuestra madre, creando así un rechazo; inconscientemente comenzamos a sentir que hemos causado daño y por eso nos rechazan.

Allí, comienzan algunas sensaciones de soledad.

La más fuerte es cuando nacemos, nos separan por completo de ese lugar cálido, acuoso y protegido, para colocarnos en una habitación fría, con ruidos y gente extraña, separadas por completo del corazón de nuestra madre.

Menudo trauma…. Desde ese momento, nos pasamos la vida anhelando la unidad con otro ser, para no sentir la separabilidad. Esa separabilidad comienza a afectar a todos los campos de nuestra vida.

Nos sentimos separadas de la fuente, de la madre, del latir de la vida, de la madre cósmica, de la divinidad.

La separabilidad nos quita poder

La separabilidad, es un estado interior que tiene que ver con la falta de consciencia. Sentimos la soledad debido a la separabilidad, porque no sabemos quiénes somos, para que nacimos, de donde venimos y hacia dónde vamos.

Nos sentimos aisladas, solas en un mundo que no nos brinda las respuestas de nuestros orígenes y naturaleza.

¿Cómo podemos superar ese estado de separabilidad y soledad?

Para superar ese estado de separabilidad, primero hemos de saber que todos los Seres son manifestaciones infinitesimales del UNO, de la substancia primordial que es Espíritu.

Parece fácil, ¿verdad? No siempre lo es.

La sensación de separabilidad dura mientras dura la manifestación individual en un cuerpo, en la materia, y en una mente poco consciente.

Hoy te he contado esto para que seas consciente.

Cuando comenzamos a comprender de donde salen nuestras emociones de dolor, en este caso, la soledad, comenzamos a sanar y recuperar nuestro poder.

Nuestro empoderamiento personal comienza con la consciencia de que somos uno con la Divinidad, con la madre cósmica, con la esencia del ser Uno. Esto es gradualmente comprendido a medida que nuestra conciencia individual escala en la evolución, así se supera esa sensación.

Pero aquí suceden las mil preguntas. ¿Cómo va a ser lo mismo un ave que una planta o un ser humano a una medusa? ¿cómo es posible que en nuestro universo interior un músculo sea igual a un hueso o una neurona a un glóbulo y que los sentidos de nuestro cuerpo sean tan diferentes y que desempeñen funciones tan distintas?

Siendo todo tan diferente existe un propósito para el cual reina un orden, coordinación y armonía sin lo cual no puede existir lo uno sin lo otro. Todo tejido, órgano y sistema de nuestro cuerpo humano obedece a la intención de darle forma a un ser humano único para asegurar la eternidad de la creación. En tu caso esa creación eres tú, en el mío, soy yo.

Igual sucede a escala mayor en el universo.

Los seres humanos tenemos conciencia de que existimos, tenemos un cuerpo, una mente, un alma y un espíritu y todo nuestro ser existe y se coordina bajo el propósito del Ser Uno, la vida que surge en si misma para seguir creando y seguir expandiéndose en si misma.

¿Qué rebuscado?… Te lo explico, eres amor, eres poder, eres cuerpo, mente y espíritu, eres Dios, Diosa y Todo lo que ES.

Dudas sobre tu divinidad porque eres un ser Dual, vives en un mundo dual y has aprendido por contraste, por dualidad. Aquí aparece el famoso ying y yang.

Cuando te fusionas en tu ser esencial, te empoderas, vuelves a ser tu misma, la divinidad encarnada en una pequeña porción de nanotecnología que vibra, siente y que es divinidad también.

Hoy te invito a que vuelvas a ti, a que te comiences a decirte a ti misma esta verdad, repítela varias veces por día, hasta que la sientas, hasta que te resuene.

 

Se consciente y recupera tu poder frente a la soledad

 

Se consciente que, aunque hayas sentido rechazo en la infancia, lo que está pasando verdaderamente es que te has rechazado a ti misma como divina.

Como parte de Dios y, mientras sigas rechazando esa divinidad que eres, seguirás sintiendo soledad y separabilidad.

Somos Diosas, estamos teniendo una experiencia humana que nos acerca a la evolución de nuestra consciencia, hasta que comprendamos, qué somos y que este conocimiento es la resurrección a la verdadera vida, que está aquí y ahora en nosotras, solo necesitamos volver sentir la unidad para desear experimentar la vida plenamente.

La separabilidad hace que una persona sea incapaz de integrarse y participar con su propia voluntad, en el seno de un grupo de cualquier dimensión o naturaleza. Y si sufre tal complejo de inferioridad se aislará progresivamente en el grupo, hasta sentirse inútil y volverá a su reclusión. ¿Que grado de separabilidad crees que te caracteriza?

 

Renuncia a la separabilidad y comienza a vivir la unidad.

Renuncia a la soledad y siéntete una conmigo y con toda la divinidad.

Estamos juntas en este planeta, vivimos experiencias parecidas con diferente intensidad, queremos sentir nuestra propia unidad.

Hoy decidamos sentirnos unidad. Estoy en ti y tú en mí. Somos una con la MADRE CÓSMICA, ella nos lleva en su vientre y nunca hemos salido de allí.

Repite conmigo.

Yo soy amor, soy poder, Yo soy un cuerpo, mente, espíritu y Yo Soy Dios, Diosa y Todo lo que Es.

 

Te amo.

Angelica.

 

Si quieres comenzar a SANAR, AMARTE MÁS Y VIVIR TU EMPODERAMIENTO ESPIRITUAL FEMENINO puedo acompañarte:

Dejate amar por tus ancestras

Dejate amar por tus ancestras

Es momento de que te dejes amar, no estás sola. Además de la cantidad de personas como tú que están buscando ser felices, están la ESTRELLA MADRE y la ABUELA LUNA.

Ellas te quieren y cuidan tan tiernamente de ti, que, si lo supieras, no pasarías ni un segundo de tu vida existiendo en la separabilidad o preocupándote con miedo.

Deja que la estrella Madre y la abuela Luna carguen con tu lastre, deja que ellas disipen tus miedos, pon tus preocupaciones, arrepentimientos y vergüenzas en su altar.

 

Déjate amar por la Abuelita Luna.

Desde siempre nos hemos sentido fascinadas por el embrujo de la luna.

Ella marca con sus ciclos el ritmo y la expresión de la vida por eso la Madre Naturaleza, y nosotras como mujeres salvajes, estamos especialmente conectadas a ella.

Podemos sentir el influjo de la abuelita luna en nuestro cuerpo, en nuestras emociones, en nuestro ánimo y en nuestro ciclo sagrado que sigue su ritmo.

Cuando entra en período de eclipses ella te invita a entrar en las profundidades de tu ser, a ver tus defectos, tus errores, tus equivocaciones y tus miedos porque es necesario verlo todo para sanarlo y llenarlo de la luz que habita en ti. No temas esos momentos, son sanadores.

La abuelita luna conoce los misterios, guarda memorias antiguas y tiene mucho que contarte si te abres a escucharla y a recibir su amor.

Esta noche, antes de irte a dormir, déjate acunar por ella, háblale de tus sueños, pídele consejo y permite a tu corazón, a tu Espíritu, recibir todo el amor y la sabiduría que la abuelita te regala mientras tu cuerpo descansa.

La abuelita luna siempre está ahí para ti, aunque no la veas, abrazándote en la oscuridad, iluminando tu camino.

 

La Estrella Madre también te puede amar profundamente si lo permites.

El amor que la Estrella madre entrega es sin medida, ella te estará curando, liberando y envolviéndote en la inmensa bondad.

Cuando decides dejar tus pesares en su altar, estás confiando en su amor, en la unidad que tienes con ella y en el vinculo sagrado femenino ancestral que las une.

Aprende de esta maravillosa capacidad de amar y comienza a ser cariñosa contigo, se bondadosa y compasiva con tu cuerpo, con toda tu existencia terrenal.

Trátate como el hermoso espíritu de la Estrella Madre y deja que sus brazos poderosos te sostengan, que ella retire de tus hombros el peso del mundo que llevas.

Perdónate querida hermana, eres una dulce hija de la tierra y lo estás haciendo muy bien, ahora es simplemente el momento de soltar.

 

 

¿CÓMO PUEDO AYUDARTE?

Si quieres comenzar a VIVIR TU EMPODERAMIENTO FEMENINO puedo acompañarte:

Relaciones de pareja y amor propio

Relaciones de pareja y amor propio

Amor propio, el camino a una relación de pareja saludable.

Vivir desde el amor propio te abre los ojos frente a las relaciones de pareja. Las relaciones de parejas son complejas, bellas, tristes, espontaneas, amorosas, frías, fogosas… etc.

¿Cómo es tu relación de pareja? ¿te sientes a gusto en ella? ¿eres feliz?

La verdad es que no suelen ser fáciles, suelen ser un gran desafío, con ellas practicamos el amor incondicional día a día. Si la relación es fogosa, se puede pasar el cielo al infierno en un suspiro. Si la relación es tranquila, puede que parezca que está apagada y que no hay ilusión y así, cada virtud se puede convertir en una dificultad.

Para poder vivir una relación de pareja sana, hemos de vivirla desde el amor propio. Por eso, aquí comparto contigo seis formas de vivir la experiencia de las relaciones de pareja desde el amor propio. Que lo disfrutes.

1-     Crea tu espacio personal en el amor propio

Para conservar tu lugar personal en el amor, debes darle mucho espacio a tu alma. Es interesante notar que, en hebreo, una de las primeras palabras que significa salvación tam­bién significa espacio.

Si plantas dos ár­boles muy juntos, se ahogarán mutuamente. Lo que crece necesita espacio. Dice Khalil Gibran: «Que haya espacio en vuestra unión».

El espacio permite que esa diferencia que eres Tú, encuentre su propio ritmo y contorno. Este espacio te colmará el alma de bondad, aliento de vida y belleza. Porque en él te encontrarás contigo misma, con tu centro y eso, te dará poder, consciencia y amor a ti misma.

2-     Conserva tu identidad personal en la pareja

Una de las cosas más valiosas que debes conservar en el amor, es tu propia diferencia, eso habla de tu propia identidad.

Lo que suele su­ceder dentro de un círculo de amor es que uno tiende a imitar al otro o a imaginarse recreándolo a su semejanza. Si bien esto puede ser indicio de un deseo de entrega total, es a la vez destructivo y peligroso.

En las relaciones suele aparecer una fuerza homogeneizante sutil y perniciosa. Lo irónico es que la atracción entre las personas suele de­berse a las diferencias. Por eso es necesario conservar y ali­mentar la diferencia.

El amor es también una fuerza luminosa que te libera para que habites plenamente tus diferencias. No hay que imitarse mutuamente ni mostrarse defensiva o protectora en presencia del otro.

El amor debe alentarte y liberarte para que realices plenamente tu potencial y para que fluyas íntegramente con tu identidad. Aceptando realmente quién eres y expandiéndote tal cual has venido a SER.

3-     Vive la entrega íntima desde el amor propio

Una de las bellas áreas de una relación es el acto del amor sensual.

El amado es aquel a quien puedes dar tus sentidos en la plenitud del gozo, sabien­do que los acogerá con ternura. Puesto que el cuerpo está dentro del alma, ésta lo baña con su luz, suave y sagrada.

Hacer el amor con alguien no debe ser un acto pura­mente físico o de liberación mecánica. Debe abarcar la raíz espiritual que despierta cuando penetras en el alma de otra persona.

El alma es lo más íntimo de una persona. La conoces antes de conocer su cuerpo. Cuando alma y el cuerpo son uno, penetras en el mundo del otro. Si pudiéramos corres­ponder de manera tierna y reverente a la hondura y belleza de ese encuentro, extenderíamos hasta lo indecible las posibili­dades de gozo y éxtasis del acto de amor.

Esta reunión de dos almas en el acto físico, liberaría en ambos el manantial interior del amor más profundo. Los reuniría con fuerzas de luz y los fusionaría con círcu­los antiguo de creación.

Hacer sagrada la unión física, es amor propio, es consciencia de quién eres realmente y es bondad infinita hacia ti misma y hacia tu pareja.  

4-     Sana el amor herido con la pareja.

Cuando dos per­sonas se unen, un círculo antiguo se cierra en torno a ellos. Ambas personas llegan a la unión con las manos repletas de obsequios. Así también, con frecuencia estos seres están heri­dos; entonces, se despierta la dimensión curativa del amor en este círculo.

Si amas de verdad a otro, lo bañas con la luz de tu alma.

La naturaleza nos enseña que la luz del sol hace crecer todas las cosas. Si contemplas las flores en un alba de primavera, verás que están cerradas. En el momento que el sol las toca, se abren confiadas y se entregan a la nueva luz.

Al amar verdaderamente, abrazas a una persona que está muy herida, una de las peores cosas que puedes hacer es convertir su dolor en objeto de discusión. En estos casos, una extraña diná­mica despierta en el alma. Se vuelve un hábito, una pauta re­currente que causa dolor.

Por eso, en el momento de la unión, conviene reconocer la presencia de la herida, para poder sanarla con amor. Recordar que no estás sola en este círculo, tu herida también puede dañar al otro y a la vez, puedes ser dañada por el dolor ajeno. Por eso, comenzar a observar la herida, sanarla, trascenderla y envolverla en amor es la gran obra personal.

Toda persona debería dar gracias por el amor desper­tado en su ser. Cuando sientes amor por la persona amada y la persona amada lo siente por ti, deberías buscar ocasiones para ofrecer ese calor como una bendición para envolver esa herida abierta.

Uno de los grandes poderes del amor es el equilibrio que nos ayuda a alcanzar la transformación. La entrega de los regalos, como un sol que acaricia de verdad el alma del compañero. Y, la observación de la herida para aceptarla y sanarla interiormente.

5-     Sanar la herida del amor contigo misma.

 

Si has reconocido tu herida y quieres sanarla, cada vez que tengas la oportunidad, báñala con la suave luz del alma.

Puedes invocar el poder curativo de las fuerzas luminosas de tu propia alma y la que hay entre ambos; ésta puede aportar perdón, consuelo y cu­ración en tiempos escabrosos.

Si se ha despertado el amor en tu corazón, envía ese amor a tu herida, envía ese amor al mundo, a los de­sesperados, a los que padecen hambre, a los que están encerrados en prisión, a hospitales y en todas las circunstan­cias brutales de las vidas desoladas y torturadas. Cuando compartes la riqueza de tu amor, éste llega a otros seres y se expande, llena y sana la vida. Este amor que llega a todas partes, inunda tu vida también y vuelve a ti multiplicado. En él reside la mayor fuerza de sanación.

 

6-     Si hay amor en tu vida compártelo

Si nos liberamos de cualquier concepto y comenzamos a vivir la existencia en unidad, donde somos una dentro de la misma fuente, podríamos incluso, amar nuestras diferencias y bendecir la existencia de las personas que amamos con la integridad del propio corazón.

La idea de Dante era, «el ritmo secreto del universo es el rit­mo del amor que mueve las estrellas y los planetas»

Si hay amor en tu vida, compártelo. Si proyectas la bondad que hay en ti o si compartes lo que hay en ti de bueno o feliz, esto te será devuelto multiplicado por diez mil.

En el reino del amor no existe la competencia; no hay posesividad ni control. Cuanto más amor entregas, más tendrás.

 

Te amo

Angelica

 

Si quieres comenzar a VIVIR TU AMOR PROPIO Y EMPODERAMIENTO FEMENINO puedo acompañarte:

Cómo llenarte de amor

Cómo llenarte de amor

El amor a ti misma sienta las bases para una excelente relación contigo misma y con el entorno.

Todas somos un gran cuenco de amor, este hermoso cáliz ha de estar lleno, rebosante de energía amor para que podamos sentirnos nutridas y completas en la vida.

Cuando estamos a medio llenar, solemos volvernos hacia fuera para recargarnos de aquello que profundamente deseamos, pero la realidad es que todo lo femenino es fértil y no encontraremos fuera nada que no esté dentro. Toda tu, eres abundante, por eso te propongo que te llenes de ti misma.

 

Llena tu cuenco de amor por ti misma

Llena tu cuenco interior de tu propia magia, para eso, tomate unos momentos y contesta estas preguntas;

  • ¿Qué es aquello que te alimenta física, emocional y espiritualmente?
  • ¿Con que alimentas tu cuerpo?
  • ¿Cuál es el néctar de tu alma?
  • ¿Qué es eso que te trae de vuelta a la vida?
  • ¿Cuál es tu medicina secreta?
  • ¿Qué te hace sentir satisfecha y en abundancia?

 

Ideas para demostrar amor por ti misma

Aquí te dejo algunas ideas, pero, has de pensar las tuyas propias.

  • La jardinería me encanta, suelo dedicar bastante tiempo a regar, hablar y cuidar de mis plantas.
  • Los masajes me gustan muchísimo, tanto darlos como recibirlos, así que todos los meses me regalo un masaje.
  • Me encanta ponerme en la sobra de un árbol, si es posible junto al rio y quedarme allí leyendo un buen libro.
  • Disfruto muchísimo visitando lugares sagrados, sentir la energía de templos, iglesias e incluso de lugares en la naturaleza que me inspiran esa fuerza adicional que yo le llamo santidad.
  • Andar por la playa descalza me encanta, mojarme los pies y darme un buen chapuzón en el mar.
  • Hacer un círculo de mujeres, tocar mi tambor y cantar canciones medicinas me llena por completo el alma.

Aquello que nos alimenta es nuestra medicina, también nutre a todos los que nos rodean, porque si nosotras nos llenamos, comenzamos a brillas y permear de amor todo nuestro entorno.

Para hacer este ejercicio primero tendrás que preguntarte ¿qué llena tu pozo?  y luego hacerlo. Sin dilación, simplemente desmelénate y date ese masaje, ese paseo por la montaña o ese baño con aceites esenciales. Nutrirte a ti misma es la mejor forma de recargar tu propia energía.

 

¿CÓMO PUEDO AYUDARTE?

Si quieres comenzar a VIVIR TU EMPODERAMIENTO FEMENINO puedo acompañarte:

Tu cuerpo y el amor propio

Tu cuerpo y el amor propio

Tu cuerpo y el amor propio. Cuando hablamos de amor propio, lo primero que te invito a hacer es preguntarte:  ¿Te amas? ¿Te respetas? ¿cuidas tu cuerpo? ¿te sientes a gusto contigo misma? ¿has podido ver tu belleza exterior e interior?

Tu cuerpo es la casa de tu alma en la Tierra

Con frecuencia, el cuerpo, se convierte en el chivo expiatorio de los desenga­ños y venenos de la mente, está rodeado por una inocencia primordial, una luminosidad y bondad increí­bles.

Se cometen muchos pecados contra el cuerpo, incluso en la religión se presenta al cuerpo como la fuente del mal, la ambigüedad, la lujuria y la seducción. Es un concepto falso e irreverente.

El cuerpo es el lugar donde se revela el alma. Es el ángel que expresa el alma y vela por ella; siempre debemos cuidarlo con amor.

A veces parece existir una misteriosa correspondencia entre el alma y la presencia física del cuerpo. Esto no es ver­dad en todos los casos, pero con frecuencia permite vis­lumbrar la naturaleza del mundo interior de la persona. Existe una relación secreta entre nuestro ser físico y el ritmo de nuestra alma. Por eso, podemos afirmar que el cuerpo es sagrado y es el ángel de la vida junto con el alma.

 

Por eso, hoy traigo para ti algunos ejercicios que puedes hacer para amarte más y mejor.

Conecta con tu manantial interior para vivir el amor propio.

Poder buscar el amor propio en lugares remotos y yermos suele ser una forma aparentemente fácil de realización, sin embargo, este amor que se busca fuera se convierte en exigencias, en dolor y pesar cuando nos damos cuenta que no se recibe, que el entorno no está dispuesto a amarnos, mucho menos si nosotras no nos amamos.

Es más, es una fuente de frustración, porque si buscamos fuera desde la carencia de amor propio, nunca recibiremos amor verdadero.

Pero, es un gran consuelo saber que hay un manantial de amor dentro de ti. Si confías en que ese manantial existe, podrás incitarlo a despertar.

Ejercicio 1: Manantial de amor.

  • Cuando estés a so­las o tengas un intervalo, concéntrate en el manantial en la raíz de tu alma.
  • Imagina ese caudal de amor, de comunión, sosiego, paz y alegría.
  • Con tu imaginación siente cómo las aguas refrescantes penetran en la tierra árida de ese lado desatendido de tu corazón.
  • Es bueno imaginarlo momentos antes de dormir. Así, durante la noche, serás bañada constantemente por ese caudal fecundo de comu­nión.
  • Al despertar, sentirás tu espíritu bañado de un gozo bello y sereno.

 

Ejercicio 2: El encuentro con mi cuerpo perfecto.

Este ejercicio es muy común, sin embargo, he de decirte que sigue siendo uno de los más potentes que he realizado.

  • Cuando estes sola, te colocas frente a un espejo, te miras a los ojos, miras tu cuerpo. Has de encontrarte realmente contigo, con tu cuerpo, con tu verdad.
  • Y decides amarte. Dilo en voz alta, “me amo y me acepto exactamente tal cual soy” “Yo soy PERFECTA” “mi cuerpo es amor y perfección”

 

Ejercicios 3: La perfección del amor propio

Cuando nos amamos realmente, comprendemos que nuestro valor personal no se determina en comparación con otra persona, al contrario, sabemos, fehacientemente que solo nosotras tenemos el poder de determinar nuestro valor.

Y, cuando intentamos comprender cuánto valemos, nos damos cuenta que nuestra perfección es infinita, que es imposible valorar la vida, nuestra piel, nuestros pensamientos, la fuerza con la que late nuestro corazón, nuestras curvas, nuestros pezones y nuestra hermosa sexualidad.

No existe nada que pueda equipararse a nuestra existencia y en ese momento, nos sentimos únicas, completas, luz divina, madre tierra, medicina, fuerzas ancestrales e inquebrantablemente bellas.

La vida está vibrando en nosotras con tanta fuerza que no podemos explicar la grandeza de cada uno de nuestros actos, de nuestras formas de amar y de cuidar.

Si conseguimos vernos hasta las profundidades del ser  comprenderemos cada pliegue del alma, cada transformación del cuerpo y, cada momento vivido, en ese momento nos daremos cuenta que todo en nosotras es sonrisa, amor y gratitud y perfección.

Ante este reconocimiento interior comenzaremos a crear afirmaciones sobre nuestra valía.

  • “La verdad de mí, es que fui creado perfecta, completa y eterna”.
  • Ahora soy perfecta, completa y eterna y seré así siempre”.
  • “Elijo vivir mi vida en función de mi totalidad y perfección. Todo está bien en mi mundo”.
  • “Soy la vida, soy la gracia y el amor incondicional”.
  • “Acepto mi infinita perfección y belleza”
  • “Soy mujer Espíritu, Madre tierra, Matriz Divina y Consciencia angelical”.
  • “Yo Soy la que Soy”

Di conmigo: “Acepto mi infinita perfección y belleza. Soy la vida, soy la gracia y el amor incondicional. Yo Soy la que Soy”

El camino a amar tu cuerpo, amar tu aspecto y sentirte cómoda en tu piel se hace paso a paso… si has sufrido alguna experiencia de dolor en tu infancia, es posible que tengas heridas abiertas que no te permitan amarte verdaderamente. Estos pasos que te estoy pasando son unos escalones, pero, desde luego que puedes hacer mucho más por ti para amarte mejor.

Si quieres comenzar a VIVIR TU EMPODERAMIENTO FEMENINO puedo acompañarte:

Como vivir un proceso de cambio

Como vivir un proceso de cambio

¿POR QUÉ DUELE VIVIR UN PROCESO DE CAMBIO? Has pensado que quizás todo lo que estás viviendo está indicando que te encuentras en un proceso de cambio. Como cuando el peregrino está a mitad de su camino y no da más, pero decide seguir adelante, para llegar a su destino mágico.

¿Te has sentido así alguna vez?

Quizás sea ahí donde te encuentras en este preciso momento, estás viviendo esa prueba iniciática porque te diriges a un lugar sagrado.

Las iniciaciones requieren que franqueemos el umbral de un mundo o de un estado de ser a otro.

Se nos llama a enfrentarnos a lo que nos asusta y a estar dispuestas a perderlo todo para ganar una nueva manera de ser, más segura, más profunda y cargada de sentido.

Las iniciaciones, al igual que los ritos de paso, marcan la transición de una edad a otra y pueden manifestar tras una conmoción emocional, una gran pérdida. Pero, en estas aparentes dificultades, se abren fisuras en nuestro corazón y nuestra mente se ve obligada a ir hacia delante.

Y en este momento nos damos cuenta de que estamos en un viaje sagrado, comprendemos con aquello que somos en lo más profundo de nosotras mismas es exactamente lo que hemos venid a SER.

Si te encuentras en medio de una iniciación en este momento, confía, un día cercano bendecirás aquello que te hizo romperte o que quebró tu armadura para permitirte que te abrieras.

 

¿Quieres pasar a la próxima etapa de tu vida? ¿estás preparada para realizar un proceso de cambio?

Si la respuesta a esta pregunta es SI… hoy entonces te invito a hacer una pausa, detente, observa el paisaje para luego seguir.

Es bueno hacer una pausa y apreciar lo que hemos creado, realizado, liberado o experimentado, antes de pasar a la próxima etapa.

Estar en el momento presente y aprovechar por completo el lugar donde nos encontramos.

Respirar profundamente y volver a conectar con la mente, el cuerpo y el alma celebrando este momento presente con gratitud y jubilo.

Si te sientes preparada para la próxima etapa en tu vida, si está en las que estás ahora ya no va más, ha llegado el momento de respirar profundo y tomarte un tiempo antes de precipitarte sobre la próxima etapa.

Festeja todo que hayas conseguido hasta hoy, la vida seguramente se ha presentado con curvas y contra curvas, sin embargo, estás aquí, pidiendo más.

Por eso te pido, encarecidamente que te festejes ¡lo has conseguido! Has llegado aquí, a donde estás ahora seguramente contra viento y marea has conseguido tu maestría.

Te mereces unas vacaciones, un paseo por la naturaleza para cargar más las pilas y llenarte de energía.

Tomate un respiro, observa el paisaje y luego abre el portal de tu destino. 

Ábrete al portal de tu destino

 

Se ha cerrado una puerta, quizás momentáneamente o quizás para siempre.

No intentes forzarla, busca un camino alternativo que este abierto.

Abandona la resistencia que sientes hacia lo desconocido e invisible. No te aferres a que lo que creías fuese verdad, ábrete a nuevas posibilidades.

Estás lista para vivir importantes cambios y dar un paso adelante en tu evolución espiritual.

Pregúntate ¿qué eres capaz de percibir de otros mundos, de otras realidades? y di en voz alta “Yo camino con valor más allá de lo que ya conozco y traspaso el portal de mi destino”

Recuerda: Te estás dirigiendo a un lugar sagrado, deja que el lugar se abra ante ti. 

 

¿CÓMO PUEDO AYUDARTE?

Si quieres vivir tu empoderamiento femenino y comenzar conectar más profundamente con tu SER ESENCIAL puedo acompañarte: