Prueba – quien soy


Soy Angélica Durán



Amor Incondicional - Empoderamiento Femenino

Creadora del Proyecto «Amor Incondicional» para la Sanación Espiritual y el Empoderamiento Femenino. 

El amor es lo único real

Sobre mi...

Con más de 27 años de experiencia trabajando con la energía del ser y el empoderamiento de las mujeres, considero que conocerme a mí misma ha sido el regalo más grande y la prueba más enriquecedora de mi vida.

Mi propósito es guiarte en tu viaje hacia la sanación espiritual, ayudarte a amarte más profundamente y recuperar tu poder interior para que puedas convertirte en una mujer plena y realizada.

Un cambio rotundo de vida

El proyecto Amor Incondicional empezó hace 5 años, pero se gestó hace más de 25, después de haber vivido una infancia marcada por abusos, maltratos, grandes palizas, una guerra civil y una posguerra, ocultándonos en una casa abandonada, un desalojo policial, más una adolescencia solitaria y estricta. 

Me encontré a mis veinte años trabajando, estudiando y desolada por el vacío que me producían las relaciones tóxicas, una vida llena de secretos y mentiras.

Pero, un día, decidí ser feliz, recuperar mi poder y transformar mi vida por completo.

Deje de anhelar una vida mejor, para ir a por ella. Entonces sucedió. Me dije: ¿y si me propongo ser feliz, sentirme plena y poder vivir una vida llena de amor, honestidad y bondad? ¿Y si me propongo sanar, gozar, amarme de verdad y crecer haciendo algo que me hace feliz?

¿Qué pasa si me propongo hacer un cambio radical en mi vida? ¿Qué pasa si me propongo soltar todo y mirar hacia dentro, ver lo que no he querido ver durante toda mi vida y ponerle fin al sufrimiento?

¿Qué pasa si freno todo para ocuparme de mi y experimentar la bondad, la ternura, la paciencia, el sosiego y el amor a mí misma? ¿y si me pongo en primer lugar y experimento eso que siempre quise vivir, el amor a mí misma?

¿Qué pasa si ya no soy la de las relaciones tóxicas, la que trabaja como loca sin siquiera detenerse a pensar en si misma, en su bienestar? ¿Qué pasa si pongo punto final a todo el lastre que llevo en el alma, ese que traigo arrastrando de mi clan y empiezo a fluir con la vida? ¿Qué tal si empiezo a vivir el amor, el placer, la paz y la plenitud en todas las áreas de mi vida?

¿Que fue lo que pasó? ¡que lo conseguí!

Ahora te pregunto a ti:
  • ¿Sientes vacío y mucha soledad?
  • ¿Tus padres te han herido y estás sufriendo por ello?
  • ¿Tienes problemas familiares y laborales que llevas años soportando, repitiendo los patrones destructivos una y otra vez?
  • No te quieres, eres muy dura contigo, crees que no eres nada y sueles dejarte para el final? ¿Tu estima está por los suelos y no has conseguido amarte verdaderamente?
  • ¿Has perdido el rumbo en tu vida y no encuentras tu camino?
  • ¿Tu alta sensibilidad te afecta diariamente y te preocupas por otras personas que ni siquiera piensan en ti?
  • ¿Sientes que estás viviendo sin respuestas, sabes que hay algo más, pero no lo comprendes y estás buscando guía espiritual?

Si estás viviendo alguna de estas experiencias, yo sé cómo ayudarte. Porque lo viví, porque lo sufrí, porque me encontré en medio del huracán y aprendí a salir de allí, comprendí como amarme más y mejor, di los pasos para empoderarme y vivir mi divinidad de forma consciente.

Sé los pasos para sanar, para conectar con tu fuerza interior, se cómo ayudarte a despertar tu espiritualidad y empoderarte totalmente.

Mi método ha funcionado conmigo y con centenares de mujeres, por eso, sé que también funcionará contigo.  Simplemente tienes que dar el primer paso y abrirte a sanar.

Te invito a que te des la oportunidad de ser feliz y de vivir plenamente. Puedo acompañarte e iniciarte en tu Maestría interior para que consigas vivir a través de tus potencialidades y tus dones

Te propongo ayudarte en tu sanación espiritual, enseñarte a amarte más y mostrarte como puedes recuperar tu poder para vivir plenamente desde el amor

Te propongo  3 pasos para cambiar tu vida.

Sanación, amor a ti misma y poder personal

Soy la persona indicada para que trabajemos juntas, porque, «He impartido más de 70 talleres a más de 1000 personas solo en 2018» y, estos últimos años, he tocado el corazón de más de 10.000 mujeres, ayudándolas a sanar espiritualmente, a sentir paz interior, a abrirse a la divinidad y, sobre todo, a despertar su propia fuerza interior conectando con el amor y la espiritualidad profunda.

En mi camino de sanación espiritual aprendí cinco lecciones que cambiaron mi vida y deseo compartirlas contigo.

¿Porqué amor incondicional?

La vida me ha dejado 5 lecciones que quiero compartir contigo.

Estás lecciones me mostraron verdades irrefutables que son los pilares de este proyecto.

Por esos cinco encuentros con el amor incondicional, simplemente me he permitido el privilegio de ser un canal, un instrumento para que otras mujeres puedan ser conscientes y aprendan como llegar al amor incondicional. Poder trasmitir todo lo que me ayudo en mi camino para ya no sufrir, comprender y conectar con la esencia del amor, que en definitiva lo es todo.

La única respuesta real es el AMOR.

Buscaba un poco de paz cuando me encontré con la primer lección, amor incondicional a mí misma. Sin aprender eso jamás podría haber salido adelante, gracias doy a las primeras enseñanzas en terapias alternativas, a poder conectar con mi mundo espiritual y comprender que el dolor es parte del aprendizaje y el amor es la cura..

Mi segunda lección fue perdonar. Otra vez el amor incondicional frente a mí, diciéndome que perdone al verdugo que daño a mi madre, a mis hermanas, hermanos dejándonos una muesca en el alma para toda la vida, eso sí que me costó. Gracias doy a los libros de autoayuda y a los aprendizajes místicos por mostrarme el camino y poder ser libre perdonando.

La tercera lección fue el amor incondicional por la vida. Tabajar el desapego para poder seguir mi camino y sobrevivir más que crecer, soltar amarras y desapegarme de la mini-burguesía que me había montado, alejarme de la familia para seguir el camino del encuentro con la vida. Gracias doy a las enseñanzas del desapego que me han permitido valorar la existencia en todas sus bondades.

 La cuarta lección, amor incondicional a la familia. Aceptación total de las decisiones dolorosas que toman nuestros seres queridos y el respeto absoluto a su libertad. Amarles igual sin importar su camino, comprender que hay mucho dolor detrás de decisiones nefastas y que eso da igual, todos somos seres de luz en conexión. Hemos de seguir amando incondicionalmente.

 La quinta lección, amar incondicionalmente a la humanidad. Ver lo malo y buscar lo bueno. Aprender que todos tenemos potencial y amor dentro, da igual de donde venimos y a dónde vamos, dentro de cada persona siempre hay un corazón que late como el mío. Eso quiere decir que puede amar. Confiar que la maldad es simplemente falta de consciencia y que la humanidad es parte de mí, he de amarla incondicionalmente, tal cual es, como enseñó Jesucristo, el Maestro.